Top
17 Sep

Una ruta por estatuas desconocidas de Madrid

Descubre estas estatuas desconocidas de Madrid

Madrid está lleno de monumentos, museos y edificios que nos dejan sin respiración a cada paso. Hoy queremos acercarte otra disciplina artística, la de las esculturas que llenan nuestra ciudad y que nos encanta visitar. ¡Anímate a hacer este recorrido por estatuas cercanas a Grill Stop y termina tu plan de ocio tomando un buen hamburgasmo con nosotros!
¿Conoces tú alguna otra estatua que quieras enseñarnos?

01. El lector en la Plaza de la Paja

El lector

A los pies del Palacio de los Vargas, el edificio de color gris claro y de piedra que hace esquina con la Capilla del Obispo, sentado en un banco y enfrascado en la lectura de su periódico nos encontramos con una de las esculturas más bellas de Madrid. Es obra de Félix Hernando, que se usó a sí mismo como modelo, se colocó en la plaza en 1988. ¿Y qué lee? Una frase tan enigmática como llena de encanto: “Entre todos rehabilitamos Madrid”.

02. La Gran Vía en miniatura

Gran Vía en miniatura
Canta Sabina que “allá donde se cruzan los caminos (…) pongamos que hablo de Madrid”. Pues allá donde se unen la Gran Vía y la Calle Alcalá encontramos una maqueta de su calle más emblemática en miniatura. Se creó para conmemorar los 100 años de la Gran Vía con tanto detalle que no cuesta reconocer cada uno de sus edificios, desde el mítico Metrópolis hasta el cartel de neón de Schweppes.

03. Apolo y las cuatro estaciones

Apolo y las cuatro estaciones

El Paseo del Prado esconde a caballo entre la Cibeles y Neptuno otra de sus fuentes más bellas, la de Apolo, que pasa desapercibida entre las otras dos, conocidas por el lugar donde se sitúan y por su vinculación con los equipos de la capital. La fuente se compone de un cuerpo central con escalinata, cuatro figuras de las estaciones y una efigie del dios Apolo, divinidad de la luz y las artes, con los rasgos del Carlos III.

04. La fuente del ángel caído

Estatua del ángel caído

La plaza del ángel caído es uno de los rincones más misteriosos y concurridos del parque de El Retiro. Seguro que has pasado cientos de veces por ahí, ¿pero sabías que la glorieta se encuentra exactamente a 666 metros sobre el nivel del mar? Esta coincidencia con el número de la bestia y la creencia de que es un homenaje a Lucifer ha rodeado al ángel caído de magia. Es obra de Ricardo Bellver y data del siglo XIX.

05. Los bebés de la estación de Atocha

Bebés de la estación de Atocha

Aún son muchos los madrileños y turistas que se sorprenden a pasear por los alrededores de la estación de Atocha y encontrarse estas cabezas gigantes de bebés creadas por el pintor Antonio López y colocadas en 2008. Se llaman “Día y noche” y según el propio autor pretenden representar el paso del tiempo. “Día” ofrece una mirada atenta y despierta y “Noche” descansa plácidamente con los ojos cerrados.

06. Mujer con espejo

Mujer con espejo de Botero

Pocos artistas pueden presumir de tener un estilo tan reconocible como el colombiano Botero. En la Plaza de Colón, en la intersección formadas por la calle Génova, el Paseo de la Castellana y el Paseo de Recoletos encontramos a esta mujer con espejo que el escultor regaló a la ciudad por el cariñoso recibimiento que sus ciudadanos dieron a una de sus exposiciones en la capital.

07. El barrendero de la Plaza Jacinto Benavente

Barrendero Plaza Jacinto Benavente

¿Que sería de una gran ciudad sin los encargados de mantenerla siempre perfecta? En 2001 el entonces alcalde de Madrid, Álvarez del Manzano, encargó una estatua para rendirles homenaje. El resultado es esta preciosa escultura de bronce vestida con un uniforme clásico de los años 60 que se camufla perfectamente entre los turistas y viandantes que la rodean cada día.

08. Julia, la estudiante de Malasaña

Barrendero Plaza Jacinto Benavente

Apoyada en el lateral del Palacio de Bauer, al final de la calle Pez, reposa desde 2003 con sus libros en la mano Julia, una escultura que Antonio Santín creó como homenaje a la Antigua Universidad de Madrid. La leyenda popular cuenta que Julia es una chica del sigo XIX que se disfrazaba de hombre para poder ir a clase, algo prohibido a las mujeres en la sociedad de la época.

09. La Paseante, arte en Malasaña

La Paseante

Muy cerca de Julia, en la calle La Palma 46, en la puerta de la Escuela de Arte, nos encontramos esta escultura de bronce. Por el gesto muchos son los curiosos que consideran que está haciendo un paso de baile, pero en el catálogo del Ayuntamiento figura como Paseante. La creó Roberto Manzano Hernández a finales de los 90.

10. El accidente del hombre alado

Accidente del hombre alado

Puede sorprenderte que después de enseñarte preciosas estatuas, con una cuidada factura, incluyamos en esta selección un que parece un error, pero nos parece tan curiosa e interesante que no hemos podido resistirnos. Puedes verla en la Calle Milaneses, 3, junto a la calle Mayor. Su autor, Miguel Ángel Ruiz, debía hacer una escultura que coronase el edificio. Vemos un hombre con alas colocado boca abajo tras chocas con el edificio. Tiene la cabeza doblada y las piernas torcidas por el tremendo golpe. Ruiz explicó su obra así: “Hace 10.000 años, un hombre alado sale a dar una vuelta, y al volver, volando tranquilamente de espaldas, mientras toma el sol, no se percata de que, en el prado que aterriza siempre, ha crecido toda una ciudad”. Original sin ninguna duda.

Compartir
Laura Jimenez